Categoría: Cocina ortomolecular

La cocina ortomolecular

Cocina terapéutica para la salud

Cocina saludable y natural para toda la familia: La Cocina Ortomolecular

En este blog me gusta poder compartir todos aquellos desequilibrios que pueden ser tratados mediante la ayuda de la nutrición ortomolecular.

No obstante siendo ésta tan amplia en su aplicación no debemos olvidar una acción fundamental que también forma parte de los tratamientos propuestos por la misma y que abarca varios aspectos muy importantes.

La dieta, la comida que es factor en común con todo el mundo y algo que debemos realizar a diario y varias veces a lo largo del día, no puede dejarse de lado.

La cocina ortomolecular es un mundo en sí mismo, nada complicado pero sí muy singular. Conocer a fondo los ingredientes, las combinaciones más equilibradas de alimentos para lograr el mayor beneficio de los nutrientes, las formas de cocción (tan importantes en la cocina ortomolecular).

El material de los utensilios y la conservación de los alimentos son algunas de las cuestiones más importantes que tenemos en cuenta a la hora de convertirnos en chefs de la cocina ortomolecular.

Las propiedades de los alimentos y cómo emplearlos de «forma medicinal» y con una función terapéutica es otro aspecto que en la cocina ortomolecular se tiene muy cuenta, pues contamos con verdaderos alimentos-medicamentos que no debemos dejar de incluir en nuestros platos.

Propone elaboraciones muy sencillas, que cualquiera puede realizar. La cantidad de ingredientes que se emplean en la elaboración de un plato también es importante si tenemos en cuenta que a más ingredientes lleve un plato mayor será el esfuerzo de la digestión.

Es una cocina que bien puede adaptarse a todas las edades y condiciones, incluso para aquellos urbanitas muy estresados que desean emprender el cambio en sus hábitos saludables de vida de «que la salud entre por la boca», verdad irrefutable.

Por todo ello y por la importancia que tiene el alimento y la dieta en nuestras vidas, he inaugurado el nuevo Blog de La Cocina Ortomolecular, donde además de hablar de todos esos aspectos fundamentales de la cocina celular activa, ofreceré maravillosas y sabrosas recetas para poner en práctica.


Las secciones del Blog de La Cocina Ortomolecular

El Blog cuenta con varias secciones llenas de información útil que te ayudarán a planificar mejor tus menús y donde aprenderás los beneficios y propiedades de los alimentos.

Las secciones que encontrarás en el blog:

Ingredientes: donde además se puede consultar cada una de sus propiedades y sus aspectos nutricionales.

Utensilios: con el fin de conocer cuáles son los más recomendables a emplear en nuestras cocinas.

Formas de cocción: y conservación de los alimentos

Razones para una alimentación saludable, y por supuesto las imprescindibles Recetas, donde las encontrarás por categorías: vegetarianas, veganas, alcalinas, antiage, detox, etc.

Recetas Gourmet: una sección especial, donde tendrás a mano las mejores recetas de cocina terapéutica gourmet. Ingredientes funcionales estrellas de La Cocina Ortomolecular pero llenos de sabor!

Taller de Cocina Ortomolecular: aquí iré colgando la información actualizada de todos los talleres de Cocina Ortomolecular que preparo cada temporada!


Además contaremos con invitados especiales, que contribuirán con su experiencia y conocimientos tanto en nutrición como en cocina saludable, con post de temáticas especializadas.

Podrás consultar todas las recomendaciones acerca de los últimos alimentos ecológicos, funcionales o saludables que salgan al mercado. Y por supuesto te traeremos las novedades en alimentación natural y eco-bio para que no te pierdas nada!

Siguiendo la máxima del padre de la medicina – Hipócrates de Cos-: «Que tu alimento sea tu medicina» te invito a que conozcas y empieces a disfrutar de todo lo que ofrece el nuevo blog de La Cocina Ortomolecular.

10 Alternativas saludables a la harina de trigo común

Un trigo sin valor nutritivo

Cada día disponemos de más accesibilidad a alimentos alternativos que suman en nuestras cocinas. Aprender cuáles son y qué propiedades tienen, puede ayudar a decidirnos a probarlos y a que empiecen a formar parte de nuestra alimentación diaria.

El trigo de hoy en día contiene más cromosomas que hace un siglo y consecuencias de esta mutación es el alto índice de celíacos que crece sin parar. Ha pasado de tener tan sólo 8 a 40 en cien años!

La harina de trigo común solamente nos aporta hidratos de carbono, pero se trata de un grano sin vida y con apenas unos pocos nutrientes. No hace falta desterrarlo para siempre de nuestra dieta, pero sí que ésta esté basada en un gran porcentaje en otras opciones más ricas nutricionalmente.

La buena noticia es que existen harinas saludables como alternativas con más propiedades nutricionales y beneficios para la salud. La mejor opción la encontramos en estos tipos de harinas, con más vitaminas, minerales, aminoácidos y fibra y sin gluten para los celíacos.


Harinas saludables: 10 opciones para sustituir la harina de trigo refinada

Granos llenos de vitaminas y minerales

Espelta

Harina de espelta

Este cereal considerado la madre de todas las variedades de trigo actual, conocido también como escanda. Su origen se remonta a hace más de 5000 años y su uso va desde el antiguo Egipto hasta Europa.

Debido a su alta resistencia a las plagas se ha convertido en una variedad ideal para el cultivo ecológico evitando así el uso excesivo de pesticidas en los cultivos. Aporta energía (carbohidratos) pero sin las calorías que sí tienen otras variedades de trigo.

Su aporte de nutrientes más interesantes son las proteínas de alto valor biológico que presentan los ocho aminoácidos esenciales (lisina, triptófano, leucina e isoleucina, metionina, fenilalanina, treonina, valina) y los omegas 3, 6 y 9. Destaca su contenido en minerales: sodio, potasio, calcio, fósforo, magnesio, zinc y hierro y vitaminas: E, B1, B2, B3, B6 y B9.

Contiene un porcentaje muy bajo de gluten y es alto en fibra facilitando las digestiones y el buen funcionamiento intestinal.

Esta es una alternativa muy saludable y completa a la harina de trigo común que podemos encontrar con facilidad en muchos supermercados. También tienes la opción ecológica en establecimientos especializados.


Kamut

Harina de kamut

El kamut es de origen egipcio con más de 5000 años de antigüedad. Es un tipo de trigo menos conocido que el resto de granos, pero presenta numerosas ventajas frente al trigo común. Como no contiene gluten es apto para celíacos.

En su composición encontramos: minerales: calcio, fósforo, magnesio, hierro, potasio, zinc y selenio y vitaminas: E, B1, B2 y B3 y omega 6.

Es un cereal muy energético y digestible, que gracias a su cáscara blanda puede prepararse también como ingrediente de ensaladas u otros platos.  

Ayuda a reducir el colesterol favoreciendo la salud cardiovascular) y a regular los índices de glicemia (controlando el metabolismo del azúcar).


Trigo sarraceno

Harina de trigo sarraceno

El trigo sarraceno, también conocido como alforfón, es un pseudo-cereal perteneciente a la familia de las poligonáceas. Su sabor es muy agradable y se pueden elaborar todo tipo de alimentos con él.

Es rico en nutrientes: vitaminas: B1, B2, B3, B5, B9, P (bioflavonoides: rutina) y minerales: cromo, cobre, magnesio, manganeso, zinc, fósforo, potasio. Contiene omega 6 y aminoácidos esenciales: lisina, arginina, metionina, treonina y valina.

El trigo sarraceno no tiene gluten y pueden tomarlos los celíacos. Aporta energía y nutrientes, y destaca su contenido en fosfolípidos (colina-inositol) por su efecto regenerador de las células y como factor lipotrópico esencial en la pérdida de peso.  

Regula la función intestinal, ayuda en el metabolismo del azúcar y previene las enfermedades cardiovasculares, por todo ello debe ser introducido como harina principal de una dieta saludable.  


Centeno

Harina de centeno

El centeno es una gramínea de la familia del trigo y está emparentado con la cebada. Su consumo se remonta a partir de unos 3000 años atrás. Es una alternativa maravillosa para diabéticos por su alto contenido en fibra.

La harina de centeno posee un bajo contenido en gluten y alto en fibras solubles, pero su consumo no es apto para celíacos.

Los beneficios nutricionales del centeno son numerosos: favorece la estimulación del sistema inmune, aporta energía, y es alto en minerales: calcio, hierro, fósforo, magnesio, potasio, zinc y selenio y en vitaminas B1, B2, B3, B5,B6, B9 y C, E y K.  

Favorece la salud cardiovascular y ayuda a reducir la hipertensión, tiene efecto protector ante el cáncer de colon. Ayuda al organismo a eliminar toxinas y por su alto contenido en fibras y bajas calorías es ideal para perder peso.

Regula el metabolismo de la glucosa en sangre y al ser rico en magnesio es ideal como cofactor en la producción de neurotransmisores antidepresivos.  


Arroz

Harina de arroz

Este cereal que lleva consumiéndose desde hace más de 5000 años, no contiene gluten por eso es la harina ideal para celíacos. Del arroz se obtiene una harina ligera y muy digestible.

Tiene un alto contenido en: vitaminas B (la variedad integral) B1, B2, B3, B5, B6, B7, B9, B12, C, D, E, K, A y minerales: hierro, calcio, potasio, yodo, zinc, magnesio, manganeso, sodio, fósforo, cromo, y selenio.

A destacar su contenido en aminoácidos: ácido glutámico y aspártico, alanina, arginina, fenilalanina, glicina, histidina, isoleucina y leucina, metionina, prolina, tirosina, lisina, treonina, serina, triptófano y valina. 

Se recomienda su consumo a diabéticos, en enfermedades renales, hipertensión, colesterol alto, obesidad e inflamación crónica, problemas de piel, y para disminuir los niveles de ácido úrico.

Está indicado en el tratamiento de enfermedades intestinales y para quienes sufren de digestiones muy pesadas. Contiene muy pocas calorías.


Quinoa

Harina de quinoa

La quinoa, originaria de los Andes es un alimento esencial desde hace 5000 años para muchos países de Sudamérica. Tiene un sabor muy agradable, siendo el alimento estrella en una dieta adelgazante.

Este pseudocereal de la familia de las amarantáceas contiene los ocho aminoácidos esenciales presentes en las carnes, pescados, aves y huevos: (lisina, fenilalanina, metionina, triptófano, leucina, isoleucina, valina, treonina) convirtiéndolo en el alimento perfecto.

Por su aporte en proteínas de origen vegetal es un alimento altamente saciante y rico en nutrientes. Minerales como el hierro, magnesio, fósforo, potasio, zinc, calcio y sodio y vitaminas: B1, B2, B3, B6, B9, A, E y C. También contiene ácidos grasos esenciales omega 3 y 6.

Es un alimento altamente energético y muy bajo en calorías, idóneo en dietas para perder peso. Al tener un índice glucémico bajo se recomienda a personas diabéticas y es apto para celíacos por su ausencia de gluten.


Almendras

Harina de almendras

Esta harina se extrae del fruto del almendro. Su composición nutricional es excepcional. Al no contener gluten es una harina ideal para celíacos y para incorporar en la dieta de los niños.

Contiene ácidos grasos esenciales del tipo omega 3 y 6 y minerales: calcio, hierro, magnesio, fósforo, potasio, sodio, zinc y vitaminas: B1, B2, B3, B5, B6 y B9, C y E.  

Entre sus magníficas propiedades destacan: su efecto beneficioso en la reducción del colesterol, control del índice glucémico, prevención de enfermedades cardiovasculares, favorece la buena salud intestinal y de la piel.

A pesar de su alto contenido calórico existen cientos de estudios que avalan que contradictoriamente a lo que se cree, los frutos secos no sólo no engordan sino que además son de gran ayuda a la hora de adelgazar.


Castaña

Harina de castañas

Extraída a partir de los frutos del castaño. No contiene gluten, lo cual la convierte en una saludable opción para celíacos. Tiene un sabor muy especial, ideal para elaboraciones de repostería.

Entre sus beneficios nutricionales destacan su alto contenido en: minerales, calcio, hierro, yodo, magnesio, zinc, selenio, sodio, potasio, fósforo, ácidos grasos esenciales: omega 3 y 6. Vitaminas: B1, B2, B3, B6, B9, A, C, D, K y E y carotenoides (función antioxidante).  

Es alta en el aminoácido triptófano (regula el estado anímico) y al tener un índice glucémico tan bajo es ideal como en una dieta de control de peso. Regula el colesterol, previene enfermedades cardiovasculares, refuerza el sistema inmunológico, tiene efecto saciante y es altamente energética.  


Algarroba

Harina de algarroba

La algarroba es el fruto del algarrobo, una vaina de este árbol originario del mediterráneo oriental. Tiene un aspecto en color y sabor muy similar al cacao, y de hecho es el chocolate de la cocina biológica.

Frente al clásico cacao, es una opción con un contenido muy bajo en grasas y alto en minerales: hierro, calcio, fósforo, zinc, magnesio, silicio y  potasio y en vitaminas: B1, B2, B3, B5, B6 y B9, A, E y D.

Aporta fibra (pectina y lignina) a la dieta y su consumo es apto para celíacos al no contener gluten. Es un antioxidante natural muy apreciado y potente gracias a su alto contenido en taninos.  

Beneficia el sistema digestivo y respiratorio (alivia la tos bebida en infusión) y limpia las vías respiratorias. Es la harina perfecta para repostería y pastelería.


Garbanzo

Harina de garbanzos

Las harinas de legumbres como las del garbanzo, lentejas, judías son altamente nutritivas y ricas en proteínas de origen vegetal. Es una opción ideal para veganos y vegetarianos y ninguna contiene gluten.

La harina de garbanzo cuenta entre sus propiedades nutricionales con una gran riqueza de minerales: hierro, calcio,sodio, zinc, azufre, manganeso, magnesio, potasio, cobalto, fósforo y selenio. Ácidos grasos omega 3 y 6 y vitaminas del grupo B (B1, B2, B3, B6, B9) y vitaminas A, C, E y K.

En las dietas de control de peso es ideal por su efecto saciante y su contenido en fibra. Las harinas de legumbres apenas tienen calorías y son muy bajas en grasas.

Como beneficios para la salud nos ayudará a regular la producción de insulina, bajar el colesterol y controlar la hipertensión. Aportan energía, buen nivel de proteínas y nutrientes que no deben faltar nunca en nuestra dieta.


¿Cómo incorporar estas harinas a la cocina?

A todas estas alternativas saludables, le podremos dar el mismo uso que a la harina común. Para preparar panes, bollos, pastas, tartas, galletas, pastelería en general.

También podemos encontrar sin problemas productos elaborados con estas harinas en nuestros supermercados habituales. Desde la harina molida para preparar nuestros propios platos, hasta pasta, panes, galletas y cereales para el desayuno.

Si quieres saber más acerca de cómo cocinar con las harinas saludables puedes visitar el blog de La Cocina Ortomolecular.


Leches vegetales: propiedades nutricionales y beneficios para la salud

Leches vegetales: sin lactosa y con menos calorías

Las leches vegetales se introducen poco a poco en nuestra alimentación habitual. Cada día se suman supermercados que ofrecen estas bebidas más saludables que las de origen animal y sin lactosa ni gluten.  

Las leches de origen animal (vaca, cabra) son tratadas con antibióticos, hormonas y piensos de origen transgénico, lo cual acaba perjudicando la salud de los consumidores.  

Existe el mito de que el calcio sólo puede obtenerse de la leche de vaca, pero esto no es del todo cierto.   Las mejores leches vegetales son las que han sido enriquecidas con calcio y no se les ha añadido azúcares ni demasiados aditivos.  

Son ricas en vitaminas, minerales y aminoácidos. Bajas en calorías, no contienen grasas, ni hormonas sintéticas. Libres de pesticidas y antibióticos. Las mejores son de origen bio, pero si no podemos comprarlas, debemos elegir las que menos «aditivos» contengan.


Beneficios para la salud y propiedades nutricionales de las (bebidas) leches vegetales

Almendras

No contiene gluten ni lactosa. Favorece el desarrollo, por lo que es perfecta para bebés, niños pequeños y madres en período de gestación. Muy recomendable para personas celíacas y que deseen mantener a raya sus elevados niveles de colesterol y triglicéridos.  

Es alta en potasio, indicada en casos de diarrea ya que ayuda a la reposición de minerales y a la renutrición. Baja en sodio, es una leche ideal para personas con hipertensión arterial, problemas renales o cardiopatías.  

Al ser una leche con alto contenido en fibras, solubles e insolubles ayuda a la regulación del tránsito intestinal y del azúcar en sangre (altamente recomendable para diabéticos de tipo I y II).  

Su alto contenido en calcio, fósforo, potasio, magnesio, hierro y sodio y en vitaminas A, E, B1 y B2 la convierten  en una de las leches vegetales de más alto valor biológico. Apta para todos los consumidores (desde lactantes a ancianos) que deseen una opción saludable y baja en calorías, libre de grasas perjudiciales.


Castañas

No contiene gluten ni lactosa y es de fácil digestión. Posee efecto remineralizante por su alto contenido en potasio. Aporta un importante nivel de energía por lo que está indicada en casos de fatiga crónica, fibromialgia y falta de energía física o mental.  

Su contenido en vitamina C la convierte en un excelente antioxidante y su aporte de vitaminas B (B1, B2, B3, B5 y B9) y de minerales como zinc, calcio, cobre, hierro, selenio y yodo hacen de esta leche un excelente amigo en nuestra dieta diaria. Baja en calorías y grasas es ideal para incorporarla como alimento diario a nuestra dieta.  


Avellanas

No contiene lactosa ni gluten. Es especialmente alta en vitamina E (antioxidante), y vitamina B9 (necesaria para embarazadas) y en ácidos grasos saturados.  

Al poseer un bajo contenido en sodio se recomienda para personas con hipertensión, enfermedades renales o del corazón, y con tendencia a la retención de líquidos.

Contiene hierro, calcio, magnesio, potasio y fósforo.Vitamina A y fibra, perfecta para regular la salud intestinal. Apta para todo tipo de consumidores, desde niños hasta personas mayores.  


Avena

Es la leche vegetal más digestible de todas. Su contenido en fibra es muy alto, ideal para regular el estreñimiento crónico.  

Rica en vitaminas del complejo B es perfecta para tratar el insomnio, nerviosismo y ansiedad a causa del estrés por su poder relajante. Contiene pocas calorías por eso es una de las más recomendada para dietas de pérdida de peso.  

Ayuda al páncreas y al tiroides a tener mejor funcionamiento. No contiene lactosa, no está indicada para celíacos por su contenido en avenina y se desaconseja su consumo a los intolerantes al gluten.


Quinoa

Es un pseudocereal apto para celíacos. De fácil digestión, ligera y sabrosa, no contiene lactosa ni gluten y posee todos los aminoácidos esenciales (fenilalanina, isoleucina, lisina, metionina, treonina, triptófano, valina, arginina, histidina, cistina y tirosina) presentes en las carnes, aves, pescados y huevos.  

Es baja en sodio, perfecta para personas hipertensas o con retención de líquidos y enfermedades renales. Tiene alto contenido en minerales: magnesio, fósforo, potasio, hierro. También en fibra y vitamina E, lo que aporta un especial efecto antioxidante y protector. 

Al poseer todos los aminoácidos esenciales es una leche de altísimo valor biológico, como pocas. Baja en grasas y calorías y alta en ácidos grasos esenciales es perfecta para perder peso (por su espectacular poder saciante).


Arroz

Sin gluten ni lactosa, de muy fácil digestión. Recomendable para personas con problemas digestivos (digestiones lentas, gases, hinchazón abdominal).  

Es baja en calorías y grasas (perfecta para perder peso) y pobre en minerales y vitaminas, lo que la convierte en una leche que debe ser necesariamente complementada con otras altas en estos nutrientes.

Alta en fibra e hidratos de carbono, lo que contribuye a aportar buenos niveles de energía y mejorar la salud intestinal y digestiva pero sin ser suficiente para aportar el resto de nutrientes esenciales.  

Se aconseja su consumo combinándola con otras de alto valor biológico (coco, quinoa, etc.), aunque resulta buena tonificadora del sistema respiratorio y nervioso por su aporte en minerales como: selenio, manganeso, magnesio y potasio.


Coco

Energizante por su elevado contenido en hidratos de carbono. Tiene un aporte calórico algo más elevado que el resto de leches vegetales.

En la cocina biológica se utiliza como la nata en una dieta convencional. Es alta en minerales: magnesio, calcio, fósforo, hierro, potasio, selenio, zinc y cromo.

Abundante en fibra y vitamina E, C y del complejo B. Está indicada para personas con anemias, dolores musculares y calambres, dietas de control de peso, inflamaciones, cuidado de la piel y fortalecimiento del sistema inmunológico.  

Es remineralizante, relajante, regula la hipertensión y ayuda a mantener la buena salud ósea y de la próstata.No tiene lactosa ni gluten. Es deliciosa, muy digestible e ideal para preparar postres, batidos y salsas.  


Soja

Contiene todos los aminoácidos esenciales importantes para el crecimiento y el desarrollo así como isoflavonas y estrógenos, importantes en períodos de menopausia y desarreglos hormonales (síndrome premenstrual).  

Es elevada en minerales: calcio, fósforo, hierro, magnesio, sodio y potasio y vitaminas del grupo B (B6 y B9, B1, B2 y B3) y vitaminas A y C. No contiene lactosa ni gluten.  

Por su alto contenido en calcio es ideal para el tratamiento de la osteoporosis y su aporte en el resto de minerales la hace aconsejable para personas con hipertensión, colesterol y triglicéridos elevados.  

Aporta un extra de fibra, por lo que es recomendable para regular la salud intestinal y los niveles elevados de azúcar en sangre.  

Es la más difícil de digerir, por eso no es la mejor para personas con problemas digestivos (digestión lenta, gases, indigestiones, etc.) ni tampoco para personas con hipotiroidismo (interfiere en la absorción de la hormona).  

Para que el consumo de soja en nuestra dieta no genere desequilibrios lo ideal es acompañarla con un justo aporte de algas.


¿Cómo tomar estas bebidas tan saludables?

Las leches vegetales tienen las mismas aplicaciones que las leches de origen animal. Con ellas puedes preparar todo tipo de bebidas: batidos, agregarlas al café o al té y preparar postres caseros.  

Las puedes tomar calientes, templadas o frías y encontrarás variedades de todas las leches tanto en polvo como líquidas. Lo mejor es que se les dé un ligero hervor (2 minutos) con una pizca de sal para cocinarlas y conseguir mejorar su digestibilidad, pues han sido procesadas con el ingrediente en crudo.   Todas son libres de gluten y lactosa, y no contienen azúcares añadidos.

Puedes encontrar todas las recetas con leches vegetales en: La Dieta de la Bionutrición Celular (Olvídate de las dietas y pierde peso sin perder la salud) Mandala Ediciones, 2014.  

Si quieres saber más acerca de las alternativas saludables a las leches de origen animal visita La Cocina Ortomolecular, donde también podrás aprender qué alternativas saludables hay a la harina de trigo común refinado.


Las semillas: propiedades nutricionales y beneficios para la salud

Alimentos funcionales

La Dieta de la Bionutrición Celular cuenta con importantes alimentos que no son habitualmente consumidos como parte de nuestra alimentación.

Las semillas son súperalimentos milenarios que poco a poco ganan presencia en nuestras cestas de la compra.

Tienen increíbles beneficios para la salud y sus propiedades nutricionales las convierten en superfoods que no deben faltar en nuestra dieta.

Aprende a incorporarlas a tu alimentación habitual y gana salud con estos tesoros culinarios que se pueden añadir a muchos platos para dar valor biológico y sabor.


Las semillas: conociendo sus propiedades y beneficios

6 semillas que te ayudarán a nutrirte mejor

Sésamo

Estas semillas poseen un extraordinario contenido de calcio y hierro, son altas en Omega 3 y 6 y ricas en vitaminas del grupo B, especialmente en ácido fólico (vitamina B9) y en vitamina E, potente antioxidante.

Aportan un buen conjunto de minerales como magnesio y zinc. A destacar su importante consumo en las dietas de control de peso por su especial capacidad para regular el estrés.

Si las incorporamos en nuestra alimentación nos ayudarán a controlar el insomnio y evitar la osteoporosis, el agotamiento y fortalecer el sistema nervioso.


Lino

Las semillas de lino tienen un alto contenido en Omega 3, lo que las convierten en excelentes protectoras de la salud cardiovascular e intestinal como tratamiento excepcional al estreñimiento. Contribuyen a la reducción del colesterol y a la regulación de la tensión arterial alta.

Por su elevado contenido en antioxidantes es un potente anticancerígeno y antiinflamatorio y un alimento perfecto para las alergias. Aportan cobre, zinc, magnesio y vitaminas B y E que las convierten en un imprescindible de nuestros platos a la hora de perder peso.


Chía

Estas pequeñas semillas son ricas en Omega 3 y fibras solubles e insolubles que promoverán una excelente salud intestinal, son altas en cobre, zinc y magnesio.

Proporcionan todos los aminoácidos esenciales necesarios para el buen funcionamiento celular del organismo. Por su alto contenido en antioxidantes (flavonoides, betacaroteno, tocoferol) es un espectacular anticancerígeno.

Para las dietas de control de peso se convierten en una aliada muy necesaria gracias a su capacidad de regular los niveles de azúcar de sangre y por su aporte de vitaminas B y E y minerales completos.


Calabaza

Las semillas de calabaza son poco conocidas, pero proporcionan un extraordinario poder alcalinizante regulando el pH, lo que supone un espectacular beneficio a la hora de perder peso. Previenen la diabetes y la osteoporosis y son ricas en zinc y magnesio.

Tienen la propiedad de limpiar los intestinos de parásitos. Son altas en triptófano por lo que ayudan a tener un estado de ánimo tranquilo, algo necesario cuando se está en pleno tratamiento de pérdida de peso.


Girasol

Estas semillas conocidas también como «pipas», son ricas en minerales como magnesio, zinc y fósforo y especialmente altas en vitamina B9 (ácido fólico) y B6 (piridoxina). Su contenido en vitamina E las convierten en un antioxidante importante.

Juegan un papel imprescindible en la regulación de los niveles de colesterol y triglicéridos y favorecen la buena salud mental y cardiovascular.


Amapola

Las semillas de amapola por su alto contenido en vitaminas del grupo B son excelentes para combatir el estrés y el nerviosismo. Altas en zinc, magnesio y cobre son imprescindibles en las dietas de control de peso para la regulación del azúcar en sangre.

Al tener un buen contenido de Omega 3 y 6 se hacen muy necesarias para la prevención de enfermedades cardiovasculares y su aporte de vitamina E nos beneficiará con su importante poder antioxidante.


¿Cómo emplearlas en nuestros platos?

Las semillas se han de consumir siempre crudas, sin tostar y sin sal, lo más naturales posibles.

Incorporarlas en nuestra alimentación diaria es más fácil de lo podemos imaginar: se pueden agregar a sopas, cremas de verduras, legumbres, yogures naturales con miel, ensaladas, panes, galletas, bollos caseros y rebozados.

Se deben conservar en envases herméticos de cristal, fuera del alcance de la luz para que sus propiedades estén siempre intactas y no se enrancien.

Otra forma de obtener el beneficio de algunas semillas, es consumirlo a partir de los aceites naturales que se obtienen de éstas. Podemos contar con el aceite de sésamo, de girasol o de lino.

La recomendación es que se adquieran en herbolarios o supermercados ecológicos y comprobar que no hayan sido tratadas con pesticidas, sustancias peligrosas para la salud y prestar especial atención a que no sean de cultivo transgénico.

En las dietas de control de peso, las semillas y sus bondades son un imprescindible para lograr nuestro objetivo.

En la biodieta son el ingrediente principal de muchas elaboraciones. Puedes encontrar todas las recetas en el libro de La Dieta de la Bionutrición Celular.

Si quieres saber más acerca de las aplicaciones de las semillas en la cocina saludable visita La Cocina Ortomolecular.