Nutrición Antioxidante II

Nutrición Antioxidante II-Bionutrición Ortomolecular

Nutrición Antioxidante II: La dieta antioxidante

Alimentos ricos en antioxidantes que debemos incluir en nuestra alimentación

Estos alimentos son la base de la nutrición antioxidante y deben formar parte de la dieta diaria en buenas proporciones, si queremos obtener todos los beneficios que nos aportan.

Nutrición Antioxidante II- Bionutrición Ortomolecular
  • Semillas y frutos y frutas secas
  • Cereales integrales (arroz por ejemplo)
  • Carnes, aves, pescados, mariscos, huevos (contienen aminoácidos muchos de ellos azufrados con efecto antioxidante)
  • Yogur, queso, mantequilla
  • Aceites vegetales: oliva, sésamo, nuez
  • Verduras y hortalizas frescas
  • Frutas y bayas frescas
  • Algas marinas
  • Superalimentos (acerola, acaí, camu-camu, lúcuma, baobab, goji, setas, cacao, algarroba. maca andina, moringa, matcha, proteína de cáñamo)
  • Vino tinto de calidad y la cerveza
  • Soja y todos sus derivados
  • Legumbres
  • Pseudo-cereales
  • Té verde, té negro, café y chocolate negro sin azúcar ni leche
  • Bebidas vegetales de frutos secos, semillas, legumbres y pseudo-cereales

Nutrientes con alto poder antioxidante

Podemos encontrarlos en forma de suplementos, es un complemento imprescindible de la nutrición antioxidante, sobre todo si estamos expuestos a factores exógenos continuamente.

  • Ácido Alfa Lipoico o ALA
  • Coenzima Q10 (Ubiquinona-Ubiquinol)
  • Resveratrol en de dosis de 250 mg/día
  • S.O.D (súper óxido dismutasa)
  • Selenio, Zinc, Cobre, Manganeso
  • Levadura de Cerveza y Germen de Trigo
  • L-Glutatión
  • Quercitina, Astanxatina, Zeanxatina y Luteína
  • Vitamina E y C
  • Provitamina A o Betacaroteno

También contamos con algunos suplementos antiox de alta calidad que agrupan en un solo compuesto el poder de varios antioxidantes juntos.


Suplementos antioxidantes

Nutrición Antioxidante II- Bionutrición Ortomolecular

Estilo de vida antiox: complementando la nutrición antioxidante

Además de la alimentación y la suplementación se deberá complementar con un estilo de vida saludable

  • Realizando ejercicio físico de forma moderada (no exagerada)
  • Durmiendo la suficiente cantidad de horas diarias (lo mejor son 8 horas)
  • Controlando los niveles de estrés en la vida diaria (fundamental)
  • Prescindiendo de todo tipo de xenotóxicos como cosméticos cargados de químicos, radiaciones de todo tipo (antenas, teléfonos móviles), pesticidas, alimentos contaminados (transgénicos, irradiados, altamente industrializados)
  • No ingiriendo alimentos ahumados, quemados o a la parrilla (carbón)
  • No ingiriendo fármacos innecesariamente
  • Dedicando tiempo suficiente al ocio y al descanso
  • Evitando el consumo de drogas y bebidas alcohólicas destiladas en cantidades exageradas
  • Cuidando la dieta habitualmente (ni demasiado, ni demasiado poco)

Beneficios de la nutrición antioxidante

De la dieta antioxidante podemos obtener grandes beneficios tales como: retrasar el proceso de envejecimiento celular, mejorar nuestras funciones cognitivas y neurológicas, prevenir el desarrollo de numerosas enfermedades o hacer frente a éstas con mayor eficacia. Mantener un aspecto más joven (mejor salud de la piel, cabello, uñas, vista, huesos, retraso en la aparición de arrugas).

Una dieta rica en alimentos antioxidantes puede beneficiarnos a todos, siempre. Un gran ejemplo de perfecta dieta antioxidante es sin duda la estudiadísima “Dieta Mediterránea”.


Para quién es la dieta antiox y en qué casos se aconseja

  • Para prevenir y retrasar el proceso de envejecimiento celular.
  • Como coadyuvante en tratamientos médicos (bajo supervisión médica): cáncer, diabetes, síndrome metabólico, menopausia, osteoporosis, enfermedades cardiovasculares, enfermedades neurodegenerativas, trastornos neurológicos, terapia hormonal transgénero.
  • En deportistas de elite y también para quiénes no lo sean pero realicen ejercicio físico de forma intensiva.
  • Para personas cuyas profesiones deban exponerse diariamente a radiaciones de todo tipo: personas que trabajan al aire libre (sol y aire contaminados), informáticos, técnicos (antenas, móviles, ordenadores, laboratorios de rayos de X, energía nuclear), profesionales que estén en contacto con sustancias químicas, pilotos de avión y profesiones afines.
  • Personas que vivan en grandes ciudades urbanizadas.
  • Personas que utilicen gran cantidad de cosméticos químicos.
  • Personas que se expongan a pesticidas, herbicidas y similares.
  • Personas que trabajan en turnos de noche y las que padecen insomnio.
  • Personas que beban alcohol (sobre todo bebidas destiladas), los fumadores y los que consumen drogas habitualmente.
  • Personas con un alto grado de estrés en sus vidas.

No te pierdas: Nutrición Antioxidante I


Bibliografía:

2 Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.