Colágeno y envejecimiento

Colágeno y envejecimiento-Bionutrición Ortomolecular

¿Qué es el colágeno?

Colágeno y envejecimiento

Se sabe que el colágeno es una de las proteínas más extendida en la naturaleza y que su importancia es fundamental puesto que se trata de la piedra angular que mantiene unido todos los tejidos: músculos, huesos, ligamentos, cartílagos, tendones, piel y prácticamente todos los tejidos de nuestro cuerpo.

La producción de colágeno se reduce con los años y tiene una relación directa con el envejecimiento.

Esta proteína esencial que se encuentra extensamente repartida por todo el organismo forma parte del 80% de nuestros tejidos. La encontramos en la piel (el órgano más extendido de nuestro cuerpo), el 70% de esta proteína esencial así como en cartílagos y en otros órganos.

Colágeno y Envejecimiento- Bionutrición Ortomolecular

Esta proteína es segregada por los fibroblastos (células del tejido conectivo) así como por los condroblastos (células que sintetizan proteínas y forman el tejido cartilaginoso) y osteoblastos (células óseas encargadas del desarrollo y crecimiento de los huesos) y colabora con un amplio abanico de nutrientes para poder realizar correctamente todas sus funciones.

En la naturaleza el colágeno se halla presente abundantemente en el reino animal, no existe en la actualidad colágeno de origen vegetal.

Entre las funciones fundamentales de la síntesis de colágeno podemos destacar que se halla íntimamente relacionada con el proceso de envejecimiento, que comienza aproximadamente a la edad de los 20 años y cuyo declive en la producción de esta proteína se acucia mucho más hacia los 60 años, momento en el cual decae considerablemente pasando a representar cerca de un 40% del total.

Colágeno y envejecimiento- Bionutrición Ortomolecular

A medida que envejecemos dejamos de realizar una correcta producción de colágeno, que se convierte en definitiva en uno de los procesos responsable del envejecimiento. Esta proteína se encarga esencialmente de aportar flexibilidad a órganos y tejidos, de dar firmeza y elasticidad a todas las estructuras del cuerpo (músculos, huesos, cartílagos, piel, etc.) con una especial acción en la hidratación del cuerpo, protección y transporte (sistema circulatorio).

Aunque en la actualidad la ciencia investiga constantemente las funciones y síntesis del colágeno se conocen al menos unos 15 tipos diferentes de esta proteína siendo los cinco siguientes los más importantes.

Nutrición antioxidante I

Tipos de colágeno

Desde el Tipo I a Tipo V:

  • I-Huesos, tendones, piel y ligamentos
  • II-Cartílago y ojos
  • III-Hígado, arterias y pulmones
  • IV-Riñones y diversos órganos internos
  • V-Superficie de las células, cabello y placenta

En la composición química del colágeno encontramos que posee una cadena de 20 aminoácidos, dentro de los cuales podemos encontrar: la glicina, prolina e hidroxiprolina, destacando así mismo que el colágeno de por sí posee los 9 aminoácidos esenciales: fenilalalina, histidina, isoleucina, leucina, lisina, metionina, treonina, triptófano y valina.

Es por tanto la disminución en la producción de colágeno la encargada del envejecimiento, donde podemos observar la pérdida de la elasticidad y tersura, la debilidad en cabello y uñas.

Los dolores en las articulaciones y músculos y por supuesto el agravamiento de la osteoporosis y el dolor óseo en general así como de otros sistemas involucrados, entre los cuales se encuentran el cardiovascular y linfático y las enfermedades del tejido conjuntivo.


Cómo minimizar los efectos de la baja producción de colágeno a partir de los 45 años

Colágeno y envejecimiento- Bionutrición Ortomolecular
Colágeno y envejecimiento

Normalmente habrá que consumir con cierta regularidad suplementos especializados de colágeno hidrolizado. Además de una dieta equilibrada y sana, en la que no existan deficiencias de ningún tipo y la realización regular de ejercicio será imprescindible la toma de un suplemento para complementar la disminución en la deficiente producción de esta proteína esencial.

El colágeno suele ser extraído de fuentes de origen animal, principalmente del cartílago, huesos y tejido conectivo de vacas y peces y en ocasiones también del cerdo.

Es una proteína muy poco asimilable por el organismo (alrededor del 1%) razón por la cual es indispensable convertirlo a una forma más biodisponible para poder ser asimilado convenientemente.

Para ello es sometido a un proceso de hidrólisis enzimática fragmentando las cadenas polipeptídicas que posee para reducirlas a unas cadenas de aminoácidos de peso molecular asimilable por nuestro organismo.

De esta forma se obtiene un colágeno que es aprovechado en un 80% y por tanto mucho más digestible pudiendo ser absorbido en su totalidad y empleado en los tejidos a través del transporte sanguíneo.

Las células son entonces estimuladas por el aporte exterior de colágeno altamente biodisponible pudiendo sintetizarlo para nutrir los tejidos de todo el cuerpo. Este aporte prolongado en el tiempo (con un mínimo de al menos 3 meses para ver efectos) estimula la regeneración que comienza a ser notable a las dos semanas de empezar a ingerirlo en cápsulas en su forma de colágeno hidrolizado, o en sus formatos en polvo.

Notaremos así efectos tales como: disminución del dolor en articulaciones y músculos, piel más tersa con reducción de arrugas. Menor pérdida de cabello, fortalecimiento de las uñas, notando incluso un incremento del bienestar general (mayor agilidad y flexibilidad) lo cual lo convierte en un gran aliado para personas deportistas.

Normalmente la suplementación con colágeno no presenta contraindicaciones, excepto en personas con graves problemas hepáticos o renales, aunque en todos los casos siempre será recomendable estar controlado por su nutricionista de confianza.

Se pueden tomar durante períodos de tiempo que abarquen mínimo de 3 a 6 meses tras lo cual se puede descansar durante 1-2 meses y retomar la ingesta.

Es bastante común que encontremos suplementos de colágeno acompañados en su composición por otros nutrientes sinérgicos como lo es el ácido hialurónico y la vitamina C que colabora junto al colágeno en la estructura de los tejidos.

Siempre optaremos por compuestos de alta calidad, donde pureza y biodisponibilidad estén bien garantizadas y todos sus ingredientes estén claramente identificados en la etiqueta, así como las cantidades que contienen por cápsula o dosis en polvo.

Existen suplementos de colágeno de todo tipo y marcas así como composiciones y dosis, pero es muy importante que si nos decidimos a empezar a suplementarnos con un compuesto de estas características sea de buenas marcas y con todas las garantías de que estamos tomando un colágeno de alta calidad.


Suplementos de colágeno

Por los resultados obtenidos así como por composición sinérgica uno de mis favoritos es el Collagen-Hyaluronic Complex (Airbiotic) que además de aportar una dosis de 350 mg por cápsula de colágeno hidrolizado se ve enriquecida con 100 mg de ácido hialurónico y 160 mg de luteína que contribuye al mantenimiento de una excelente salud ocular.

Hay que tener en cuenta que nos encontraremos con una amplia oferta en la composición de colágenos, tanto en dosis como en composiciones. No obstante se ha demostrado que la dosis mínima terapéutica a la cual el colágeno comienza a mostrar efectos beneficiosos en las articulaciones, se sitúa según los últimos estudios en 10 gramos diarios, con una toma diaria continuada de 3 meses.

También debemos saber que aunque la forma más extendida de colágeno en los suplementos es el hidrolizado, en la actualidad se están desarrollando algunos compuestos con un tipo de colágeno nativo (tal y como está en nuestros cartílagos) llamado colágeno bioactivo de tipo II.

Este tipo concreto de colágeno presenta características diferentes del hidrolizado y es empleado en el tratamiento de enfermedades degenerativas y que cursan con dolor crónico de las articulaciones y cartílagos. Más indicado su uso en enfermedades de tipo inflamatorias e incluso auto-inmunes.

Puedes probar por ti misma los efectos maravillosos de un buen suplemento de colágeno y beneficiarte de sus bondades sobre todo si padeces de dolor en articulaciones, piel seca y envejecida, y en general para mejorar dolores óseos, detener la caída del cabello y fortalecer las uñas.


Bibliografía

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.