Candidiasis intestinal crónica
Candidiasis intestinal crónica

Candidiasis Intestinal Crónica

Conociendo la candidiasis intestinal crónica

La candidiasis intestinal crónica se conoce como una infección provocada por el crecimiento excesivo del hongo cándida albicans en el intestino, presente también en la flora vaginal femenina. La cándida albicans nace con nosotros y convive en nuestro intestino de forma amigable cumpliendo una función reguladora del organismo, en condiciones normales nos protege frente a toxinas y desequilibrios orgánicos importantes, el problema se presenta cuando se da un crecimiento desmesurado de la misma acarreando serios problemas para la salud y causando la conocida candidiasis intestinal crónica.

En condiciones normales, donde exista una flora intestinal abundantemente buena, una dieta equilibrada y donde no se padezcan enfermedades que obliguen a la toma de medicamentos agresivos de forma crónica, el crecimiento excesivo de este hongo no debería tener cabida.

Para que la cándida albicans llegue a producir la temida candidiasis intestinal crónica deben existir una serie de condiciones muy particulares sostenidas a lo largo del tiempo.

En la actualidad la candidiasis intestinal crónica afecta a cientos de personas que desconocen esta infección así como los principales factores causantes de este desequilibrio.


Causas y factores que pueden producir candidiasis intestinal crónica

Entre las causas más comunes podemos destacar las siguientes:

  • La toma prolongada de antibióticos, antiinflamatorios, corticoides, anticonceptivos orales
  • Una dieta rica en azúcares refinados: harinas y azúcar lo que incluye la bollería industrial, el consumo excesivo de pasta, pan, galletas, y dulces, en definitiva una dieta muy poco cuidada.
  • El estrés prolongado
  • Tratamientos médicos con otros fármacos (además de los mencionados) prolongados y agresivos
  • Algunas patologías como la diabetes (que suele ir acompañada de candidiasis intestinal crónica), el síndrome de fatiga crónica y la fibromilagia se relacionan con el crecimiento excesivo de cándidas.

Síntomas más comunes producidos por el crecimiento excesivo de la cándida albicans

La candidiasis intestinal crónica tiene peculiaridades muy específicas, por un lado sus síntomas no comienzan realmente a hacerse presentes hasta que pasa cierto tiempo, y la gravedad de este handicap radica en que, normalmente cuando estos síntomas aparecen uno tras otro, es porque el crecimiento es demasiado excesivo y ha estado durante largo tiempo sin ser diagnosticada y tratada adecuadamente.

Puede que hayamos tenido que tomar antibióticos 3 o 4 veces en un año a causa de una infección, y si teníamos además una dieta desequilibrada, rica en carbohidratos refinados y un nivel de estrés muy alto por ejemplo, al cabo de los meses empecemos a notar que estamos faltos de energía, que nuestras digestiones son pesadas y lentas o que nos encontremos con una diarrea crónica cuyo origen desconocemos. Si este cuadro se sostiene a lo largo de semanas y semanas, irán poco a poco apareciendo además otra serie de síntomas que agravaran más aún nuestro estado de debilitamiento: si tenemos alergias éstas se harán más fuertes y frecuentes, empezaremos a tener migrañas cuando nunca las habíamos tenido, a dormir mal, a aumentar de peso excesivamente aunque comamos poco, a dolernos las articulaciones, a estar completamente agotados, y un largo etcétera.

Si todos estos síntomas, que en un cuadro de candidiasis son bien extensos, variados y cíclicos, pues suelen ser intermitentes apareciendo y desapareciendo unos y otros alternativamente se prolongan, acabaremos muy posiblemente desarrollando otras patologías. Esta situación que es muy habitual en pacientes con candidiasis intestinal crónica, se perpetua durante años en algunos casos sin que la persona sepa que le sucede, puesto que en la actualidad la afección por crecimiento excesivo de cándida albicans no es un síndrome reconocido oficialmente por el sistema público de sanidad y por lo tanto no existe un tratamiento alopático para tratarla eficazmente. Además existe el inconveniente añadido de que, para comprobar si existen o no con análisis de laboratorios candidiasis intestinal crónica, el sistema público sanitario solamente aplica pruebas de heces, las cuales en ningún caso pueden arrojar un resultado factible para su diagnóstico seguro.

La lista de síntomas extensos e intermitentes que una candidiasis intestinal crónica puede provocar son:

  • Acné, sarpullidos y eccemas
  • Alergia que antes no se tenían
  • Alergias e intolerancias alimentarias
  • Alergias a algunos tejidos y metales
  • Cansancio continuo, fatiga intensa que suele ser más acuciante durante la mañanas
  • Cistitis e infecciones urinarias constantes
  • Diarrea alternada con episodios de estreñimiento
  • Dolores de cabeza o migrañas
  • Dolores menstruales fuertes y síndrome premenstrual
  • Dolores musculares y en articulaciones
  • Dolor o ardor vaginal al tener sexo
  • Estreñimiento, alternado con episodios de diarrea
  • Fatiga y debilidad
  • Flujo o picor vaginal y anal
  • Frío en las extremidades del cuerpo
  • Gases en exceso e inflamación en el bajo abdomen
  • Irregularidad o trastornos en la menstruación
  • Irritabilidad, depresión, ansiedad, nerviosismo
  • Malas digestiones, lentas, pesadas, con exceso de gases, hinchazón abdominal
  • Sequedad y picores en la piel
  • Sensibilidad a la luz solar, ojos que lagrimean
  • Sabor a metal en la boca, puesto que suele haber un exceso de metales pesados en el organismo
  • Sensibilidad a los olores de los cigarrillos, perfumes y/o químicos
  • Sinusitis e infecciones en oídos y garganta
  • Serias dificultades para perder peso, sobrepeso
  • Insomnio, problemas de concentración y memoria
  • Ansías de alimentos dulces y carbohidratos refinados, cerveza, azúcar
  • Hipotiroidismo, asma, infertilidad (dificultades para quedarse embarazada)
  • Caspa, piel sensible, caída de cabello, debilidad en uñas
  • Parasitosis
  • Deficiencias nutricionales de vitaminas, minerales y aminoácidos, anemia y desnutrición celular (al existir una mala permeabilidad intestinal)

Entre la extensa lista de síntomas más comunes todos los mencionados son los que con mayor frecuencia veremos aparecer y desaparecer constantemente en un cuadro de candidiasis intestinal crónica. También pueden aparecer calenturas, hongos en la boca y en la vagina en el caso particular de las mujeres.

Si además se padece de alguna patología por la cual se deba seguir un tratamiento médico crónico con fármacos, estos episodios y síntomas de verán agravados por esta causa.

Se ha comprobado en variadas ocasiones cómo la candidiasis era en ciertas patologías la causa principal de que ésta existiera, y que una vez ha sido tratada no sólo los síntomas desaparecen sino también la enfermedad que se creía como principal. Este es el caso por ejemplo del síndrome de fatiga crónica, el asma, algunas alergias, el cansancio crónico que sufren muchas personas sin causa aparente, o la dificultad de algunas mujeres a quedarse embarazadas.


Diagnóstico de la candidiasis intestinal crónica

Lamentablemente como comentaba líneas arriba, el sistema sanitario público no reconoce la candidiasis intestinal oficialmente como una patología tratable. Esto lleva evidentemente a que cientos de personas que acuden a sus consultas con trastornos de índole crónica sean mal diagnosticados o no tratados adecuadamente de esas patologías al no tener como referencia de partida la causa principal de las mismas. Cómo mucho su médico de cabecera le dirá que puede hacerle una sencilla analítica de heces para comprobar si existe cándida, pero lo cierto es que esta prueba no tiene ninguna validez para el diagnóstico de la candidiasis intestinal pues en las heces no son detectables, lo cual siempre llevará al error de dar un diagnóstico equivocado interpretando como resultado que es negativo cuando puede no serlo. Además por la variedad de sus síntomas puede llevar a error al confundirla con otras patologías.

Hasta hace muy poco se utilizaba y en algunas ocasiones sigue utilizándose como medio de diagnóstico de la candidiasis intestinal crónica los cuestionarios especializados de nutrición ortomolecular para ello. Aunque no se emplean siempre pruebas de laboratorio sí se puede asegurar que son altamente fiables en la ayuda para un diagnóstico eficaz. En mi consulta utilizo además un análisis llamado test de arabinosa, donde se analiza a través de la muestra de orina este particular monosacárido para estar seguros de la colonización del hongo. Si el resultado es positivo entonces evidentemente estamos ante una candidiasis intestinal crónica. Es una prueba muy sencilla que se realiza en el laboratorio y que aporta el dato esencial (mediante una analítica de orina) para mayor seguridad y tranquilidad del paciente.

Otro análisis que puede ayudarnos en el diagnóstico son los test de intolerancias alimentarias, que nos darán pistas muy concretas acerca de cómo se encuentra la salud intestinal de la persona, lo que supone que a mayores intolerancias alimentarias, mayor probabilidad de sufrir candidiasis intestinal existe.

El diagnóstico de la candidiasis intestinal crónica será fundamental para establecer un correcto tratamiento adaptado a la persona, pues cada persona necesitará un tiempo determinado para dar fin a este problema y se deberán tener en cuenta sus particularidades: enfermedades que pueda tener, medicamentos que deba tomar, etc.


Cómo saber si tienes candidiasis en casa con un simple test

Existe una prueba, que aunque casera y muy sencilla de realizar podremos saber si existe o no la posibilidad de tener candidiasis sistemática. Se debe de realizar por la mañana, recién levantados sin habernos cepillado los dientes ni haber bebido ni comido nada. En un vaso de cristal transparente, podremos agua casi hasta llenarlo, a continuación expectoraremos un poco de saliva en el agua. Deberemos esperar entre unos 15-30 minutos para saber si hay o no cándidas. Si de la saliva vemos salir hilos finos hacia abajo o si ha bajado completamente hasta el fondo del vaso, muy posiblemente tengamos candidiasis. No será el caso si por el contrario no tenemos candidiasis, puesto que la saliva flotara hacia arriba. Si observamos nuestra lengua y vemos que siempre está cubierta por una capa blanquecina, puede ser también un indicativo de que hay cándidas.

De todas formas siempre recomiendo acudir a la consulta de un especialista que valore profesionalmente si existe la posibilidad de una candidiasis intestinal crónica o no y que apoye el diagnóstico con las pruebas oportunas y un cuestionario especializado.

Candidiasis intestinal crónica
Test de saliva

Tratamiento de la candidiasis intestinal con nutrición ortomolecular

Hasta ahora el único sistema que puede brindar un tratamiento completo, eficaz y adecuado al problema de la candidiasis intestinal crónica es la nutrición ortomolecular. Pues tanto la medicina alopática como otras complementarias no disponen de protocolos ni tratamientos eficaces para ello, o no lo tratan adecuadamente y la candidiasis termina al cabo del tiempo por reaparecer.

Esto se da muy a menudo en tratamientos de cándidas que son llevados a cabo con naturopatía por ejemplo u homeopatía. Si bien estos sistemas son altamente eficaces para el tratamiento de otras patologías no son adecuadas para el tratamiento integral de la candidiasis intestinal crónica puesto que son incompletos y el enfoque es totalmente erróneo.

La nutrición ortomolecular es en este caso una de las medicinas más altamente eficaces que existen hasta el momento para su tratamiento estableciendo desde el principio cuidados fundamentales para que el paciente pueda poner a raya ese crecimiento excesivo de cándidas y no vuelva a tener que pasar por lo mismo en el futuro, algo que de no seguirse el tratamiento correctamente es muy común que pase.

El paciente deberá involucrarse intensa y comprometidamente en su tratamiento si realmente quiere recuperar su estado óptimo de salud y que finalmente desaparezcan todos esos síntomas que complican tanto la vida diaria. En el transcurso del tratamiento que varía sobre todo en el tiempo de duración de persona a persona, pues este factor depende en gran medida del grado de candidiasis que se tenga, puede abarcar desde los 4-5 meses hasta el año. Si el tratamiento se sigue al pie de la letra, no habrá ninguna complicación e incluso al cabo del primer mes se empezarán a notar los maravillosos efectos de haberlo seguido tal y como se ha de hacer.

El tratamiento de la candidiasis intestinal crónica de la mano de la nutrición ortomolecular abarca la dieta que será específica para este caso así como la toma de suplementos naturales (imprescindibles) que variarán en cada una de sus fases. Se contempla también la higiene personal y de vida para procurar reducir al máximo que la cándida vuelva a dar guerra. Una de los puntos fuertes más apreciados del tratamiento con la terapia ortomolecular de la candidiasis es que la persona aprende en el camino cómo evitar que esto le vuelva a pasar, lo cual se traduce en un tesoro que se lleva para toda la vida. Como el tratamiento se compone de distintas fases, todas ellas se deberán llevar a cabo bajo la estricta supervisión del terapeuta, para ser controladas adecuadamente. Es muy importante saber elegir al profesional que nos tratará, puesto que se hace necesario el apoyo y la atención continúa del paciente, asesorándolo en todo momento, despejando sus dudas, atendiendo a sus necesidades nutricionales, y sobre todo teniendo en cuenta que el apoyo del terapeuta también forma parte esencial del éxito del tratamiento, pues un terapeuta que no preste este apoyo podría suponer que el paciente abandone a la mitad el tratamiento perjudicándose seriamente, pues se ha de tener en cuenta que la cándida es un hongo con un altísimo grado de adaptabilidad y una vez el tratamiento se ha iniciado lo mejor para erradicarla para siempre es llevarlo hasta el final sin saltarse ni una sola etapa, pues de lo contrario la cándida se hará más fuerte (creará resistencia) y en un futuro al retomar el tratamiento se tardará el doble de tiempo en hacerla desaparecer completamente. Es un trabajo en equipo terapeuta-paciente que se ha de tener muy cuenta, ya que de por sí el tratamiento es bastante duro en sí mismo, por lo tanto ofrecer asistencia personalizada es esencial para que el paciente se sienta seguro, tranquilo y apoyado durante todo el proceso.

Al cabo de un tiempo, entre 6-8 meses es recomendable volver a realizar el test de arabinosa para comprobar si quedan restos de candidiasis y poder así dar por finalizado o no el tratamiento.


Cómo evitar el crecimiento excesivo de cándidas

Para empezar deberemos tener en cuenta la dieta, que es la principal responsable del desarrollo de la candidiasis intestinal crónica. Se ha de evitar una alimentación rica en carbohidratos refinados y procurar que sea equilibrada y natural (evitando alimentos muy industrializados o altamente procesados). En casos especiales en los que debamos tomar sí o sí un antibiótico lo mejor que podemos hacer para evitarla es tras la toma del mismo, repoblar abundantemente la flora intestinal con probióticos de excelente calidad y cuidar nuestra alimentación. Pues si nuestro intestino goza de una salud óptima no será caldo de cultivo para una repoblación de cándidas.

Si se toman anticonceptivos orales lo mejor será consultar con el ginecólogo sobre otros métodos anticonceptivos que los sustituya y si tenemos enfermedades crónicas como asma o diabetes lo mas probable es que haya un crecimiento excesivo de cándidas debido a la toma prolongada de medicamentos.

Deberemos evitar en la medida de lo posible el estrés prolongado sin control, pues éste debilita el sistema inmunológico haciéndonos susceptible de enfermar con mayor frecuencia y por lo tanto de vernos obligados a tomar más medicamentos que podrían desencadenar en una posible candidiasis.

Tomando estas medidas, podremos estar algo más tranquilos frente al desarrollo de una posible candidiasis intestinal crónica.

La nutrición ortomolecular es en la actualidad la única medicina completa con capacidad para dar solución definitiva a este problema que ataca a cientos de personas, muchas veces sin saberlo a ciencia cierta, pero que experimentan la larga lista de síntomas que la acompañan generando en el camino otro tipo de enfermedades relacionadas.

Si sospechas que puedes tener candidiasis intestinal crónica, relee la lista de síntomas que menciono más arriba así como las posibles causas que pueden haberte llevado a desarrollarla.

Puedes consultarme cualquier duda al respecto en los comentarios de este mismo post, estaré encantada de ayudarte. También puedes realizarte el cuestionario de auto-diagnóstico orientativo que encontrarás en este mismo blog.

 

2 thoughts on “Candidiasis Intestinal Crónica”

  1. Hola, soy una paciente diagnosticada de EM remitente recurrente desde hace 15 años,ahora tengo 44 años y creo que sufro de candidiasis intestinal crónica desde joven incluso he llegado a pensar que mi cuerpo ha enfermado hasta este punto por no haber sido tratada nunca de forma eficaz de la candidiasis, me identifico totalmente con muchísimos de los síntomas y los he padecido como he dicho desde muy jovencita. Ahora estoy tomando probioticos lactibiane y llevo solo unos días eliminando de mi dieta leche, trigo y azucares y solo así me encuentro mejor. Debido a mi enfermedad estoy siguiendo un tratamiento con medicación inmunosupresora desde hace unos cuatro años que no ha hecho mas que avivar mi candidiasis vaginal pero que ha mejorado sustancialmente mi mayor problema con la enfermedad. ¿Seria posible que siguiendo una dieta adecuada con suplementos compatibles a esta medicación mi salud mejorara aun teniendo en cuenta que puede favorecer a perpetuar el problema de la candidiasis crónica?

    Me gusta

    1. Hola Mayte, lo que planteas requiere de una evaluación más profunda, conocer a fondo tu historial y plantear un tipo de alimentación que beneficie tanto la EM como la eliminación de la candidiasis que sí se pueden acompañar (para ambas cosas) de suplementos compatibles con la medicación (pero esto hay que valorarlo) y tener en cuenta además que el cambio de alimentación debería ser permanente, pudiendo descansar con la toma de algunos suplementos. Puedes hacer el cuestionario ADO para la candidiasis que tienes disponible en este blog, y si necesitas cualquier otra consulta, estoy a tu disposición. Un atento saludo

      Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s